Du Yu Ze


Du Yu Ze, un auténtico transmisor del Chen Tai Ji Quan
Articulo del Shifu Carlos García
Du Yu ZeHace aproximadamente 19 años que el gran maestro Du Yu Ze  dejo de transmitir su preciado legado de conocimientos. Sin embargo en la actualidad, el saber y el transmitir con diligencia esta en manos de afamados maestros tales como: Adam Hsu (Su Chi) o  Su Yu Zhang (sintiéndome  muy orgulloso de haber estudiado con estas grandes figuras el estilo  Chen). Este conocimiento que lego el gran Du Yu Ze es de un gran valor tanto histórico como práctico. En sus movimientos se puede apreciar el desarrollo “escrupuloso” del  mecanismo Chan Si Jin (movimiento en espiral)  así como el poder absoluto del Fa Jin (elemento inherente a este estilo).Los descendientes y practicantes de Du Yu Ze se pueden sentir orgullosos (así lo atestigua el maestro Adam Hsu, durante un curso que dicto sobre el puño de Cañón “Pao Chui”en BCN) al atestiguar que: “este conocimiento es  autentico y muy antiguo”. En artes marciales chinas los estilos antiguos son muy codiciados, dado que son difíciles de aprender bajo la tutela de un buen instructor o maestro. Una  gran mayoría de los estilos de Chen Taijiquan que circulan por el mundo son “bonitos de ver” pero en muchos casos carecen de marcialidad.  En particular en nuestro país, hay muchos instructores que abandonan el objetivo principal (lo marcial).

Articulo del Shifu Adam Hsu sobre el Chen de Du Yu Ze

Articulo del Shifu Adam Hsu sobre el Chen de Du Yu Ze

Cuando un estilo de kungfu es longevo como nuestro Chen, mantiene las posi-ciones bajas para  trabajar la energía más fuerte de cara al combate. Algunos piensan que es un error pero creo humildemente que se equivocan. Solo después de varios años de estudiar fuerte uno puede mantenerse más alto. Mi antiguo maestro
siempre me decía:“Tu quiere practicar Taiji para la salud hazlo más arriba; tu quiere practicar Taiji para combate,  trabaja tus posiciones más bajas  y así obtendrás  kungfu…”.

Mucha gente se piensa que el Tuishou de la familia Yang se trabaja en la misma altura que el Tuishou de la familia Chen, pero se equivocan por completo, algunas de sus técnicas como por ejemplo (LÜ) se estudia a un nivel más bajo. Los círculos del cuerpo deben ser más pequeños de esta manera podemos absorber con anticipación la energía del oponente. Los círculos grandes están más indicados para la salud.

Durante más de 6 años, he viajado a China (Beijing) y he podido ver dos tipos diferentes de práctica: la combativa y la terapéutica. Algunos practicantes de Chen encuentran diferente nuestros movimientos de los suyos. Lo mismo sucede por nuestra parte. Sin embargo nosotros lo tenemos  bien claro. Nuestro Chen Taijiquan es muy antiguo y procedente del gran Du Yu Ze quien lo estudió del gran  Chen Yan Xi (padre del celebre Chen Fa Ke).

A cerca del Gran Du Yu Ze

forma Du Yu-2Du Yu Ze P(1897-1990); nació en la provincia de Henan, en el distrito de Bo’ai. Es la novena generación de transmisión del Taijiquan del clan Chen. Era hijo de Du Yan   profesor de la universidad Qing Han Lin. Cuando él contaba con 8 años, su padre Du Yan, invitó al Gran Maestro Chen Yan Xi   decimosexta generación de la familia Chen, en la mansión de los Du enseñó la línea Lao Jia del Chen Taijiquan durante tres años. Más tarde Chen Yan Xi comunicó que debía regresar de nuevo a su aldea, por lo que eligió recomendar a su sobrino Chen Ming Biao. Éste residió en la mansión de los Du y trabajó como guardaespaldas, a la vez que continuó con las enseñanzas de Chen Taijiquan a Du Yu Ze, enseñando Xin Jia y Paochui . Du Yu Ze profundizó en la verdadera transmisión por lo que su base de enseñanza era muy buena.

En 1925 terminó los estudios y se graduó en Shanghai en la Facultad de Mecánica de la Universidad Tongji. Y entró de forma prioritaria a desempeñar un puesto en las oficinas y en el taller de la fábrica de munición de las fuerzas armadas del país, además ocupó los cargos de ingeniero, investigador, director del departamento de manufacturación, y subdirector de la fábrica, entre otros cargos. Por este motivo en la época de las enseñanzas del arte marcial le gustaba usar máquinas para poner en práctica, ejemplificar y explicar la teoría, los principios del Taijiquan; y usar piezas de las máquinas para poder explicar la energía de Chan Si Jin y de Fa Jin.

Cuando estaba en Taiwán admitió a un grupo de alumnos (entre los que destacaron maestros como: Adam Hsu, Su Yu Zhang Wang Jia Xiang, Tu Zong Ren, Li Hou Cheng, Cao De Lin). Gracias a sus alumnos participaron una vez más en la transmisión y difusión, con lo que se puede finalmente identificar el Lao Jia de Chen Yan Xi, y el Xin Jia (Hu Lei Jia) y Pao Chui de Chen Ming Biao en lugares como Taiwán, Europa y América, continuando así la transmisión y desarrollo. Con Du Yu Ze el Taijiquan de la familia Chen ha obtenido verdaderas y gradisimas contribuciones.

——————————————————————————————————————————————————————————

chen FacebookLos días 18 y 19 de octubre los estudiantes del Shifu Carlos García hemos tenido la oportunidad de experimentar una faceta poco conocida entre los practicantes contemporáneos del Tai Chi. Me refiero al uso del Tai Chi como sistema de combate y arte marcial.
Y es que los antiguos maestros chinos percibían las artes marciales como una actividad holística, la cual debía llevar a la persona a su desarrollo integral. Así pues, un arte marcial tradicional debía contener además de técnicas de lucha y defensa personal, prácticas para fortalecer el cuerpo, potenciar la salud, apaciguar las emociones y calmar la mente. Las verdaderas artes marciales dan énfasis a todos estos aspectos en mayor o menor medida, pero todos ellos deberían tenerse en cuenta para que un Arte Marcial sea merecedor de este nombre. Sin duda, el gran mérito de los antiguos maestros chinos fue el de aunar todos esos beneficios en una misma actividad.
En nuestro Instituto estudiamos (entre otros estilos) el Tai Chi tradicional de la familia Chen, tanto en las clases regulares como en seminarios o cursos. Anteriormente el maestro Carlos ya nos había instruido en cursos, dándonos a conocer en ellos los diferentes ejercicios de Chi kung para la salud y fortalecimiento del cuerpo. Un trabajo interesantísimo, capaz de transformar el cuerpo y llevarlo a un nivel superior de salud y rendimiento físico.
Esta vez tocaba el estudio de las aplicaciones para el combate y defensa personal. Estas técnicas se hallan contenidas en las formas de movimiento que hemos heredado de nuestros maestros. Es en las diferentes secuencias que componen las formas que encontramos estas aplicaciones, las cuales se dan como respuesta a una situación de agresión.
Así pues, con este objetivo, comenzamos el sábado por la mañana entrando directamente en el trabajo por parejas para poder estudiar el movimiento que ofrece el Tai Chi ante diferentes tipos de agresión. Las enseñanzas en vivo de nuestro maestro Carlos fueron imprescindibles para poder desarrollar los movimientos, pues me estoy refiriendo a un conocimiento vivo, que requiere una correcta ejecución, la cual sólo puede venir de la experiencia y el estudio previo. Poco a poco nos encontramos con las respuestas del Tai Chí a diferentes tipos de ataque. Y cada vez que cambiábamos a una nueva técnica, nos dábamos cuenta, sorprendidos, de la riqueza de conceptos y soluciones que ofrece el Tai Chi tradicional.
Fue una mañana muy intensa, los descansos fueron breves y llevábamos un buen ritmo. Después de comer continuamos hasta casi la puesta del sol siguiendo la misma mecánica: por parte del Maestro mostrar el movimiento, su aplicación ante un ataque, y sus diferentes variantes. El trabajo de sus estudiantes era el de repetir la técnica, intentar asimilarla y corregir posibles fallos que pudiéramos cometer. Nuestro maestro Carlos, muy atento al desarrollo del entrenamiento, ofrecía a menudo explicaciones complementarias y las correcciones oportunas.
A la mañana siguiente, continuamos el estudio de la primera forma del Chen Tai Chi y cómo aplicarla en las situaciones de lucha. Todos tuvimos que hacer un esfuerzo extra, pues acusábamos la intensidad del entrenamiento del día anterior. Pero este maravilloso conocimiento valía la pena.
En uno de los breves descansos, el Maestro Carlos nos habló sobre el momento histórico en el que fue creado este arte marcial. El Maestro se refirió al Tai Chi como un arte de guerra, un movimiento para el combate a vida o muerte, de ahí se explicaba la contundencia de las técnicas que pudimos ver, capaces de provocar serias lesiones en un oponente en un contexto de lucha real. Y al mismo tiempo un arte increíblemente eficaz para potenciar la salud, lo cual ya ha sido reconocido mundialmente, y en todos sus diferentes estilos.

Al final del segundo día estábamos todos satisfechos, con nuestra mente ya abierta a las nuevas posibilidades de este verdadero arte marcial. Respetando a todos aquellos que sólo desean el Tai Chi para promover su salud, he de decir que, sin duda, su aspecto marcial es poderoso y digno de ser estudiado como sistema de defensa personal.
Muchas gracias a nuestro Maestro Carlos García por ofrecernos esta oportunidad, gracias por el esfuerzo que mantuvo a lo largo de todo el curso para que pudiésemos profundizar en esta parte poco conocida del Tai Chi.
También gracias a nuestro compañero Borja por realizar la labor de sparring y así poder visualizar las técnicas. Como dice el poema Zen : “yo leo y olvido, yo veo y recuerdo yo hago y entiendo …”
Joan Walls

abrazar al tigre y retornar a la montañaabrazar la luna contra el pechocapturar armoniosamente y colpearEl gallo dorado se sotiene en una sola pataImpacto pulverizante del puño de Chin Kang (santo de la mitología china)retroceder un paso y montar al tigreusar toda la energía del hombroarrancar un arbol de raíz