Espada de Taijiquan


Curso de Espada de Tai Ji Quan de 32 secuencias
Crónica realizada por Joan Negre Pérez

logo1

LA ESPADA DE 32 SECUENCIAS DEL MAESTRO GUO GUANG YING

Este fin de semana, muchos de los alumnos del Instituto Wu Shu San Chai nos volvimos a reunir para, bajo la dirección de nuestro maestro, participar en un curso de aprendizaje de los principios básicos de la espada recta (jian), y de su forma simplificada de 32 secuencias perteneciente a la familia del Yang Tai Ji Quan. En esta ocasión el lugar elegido fueron els Jardins de Laribal, en Montjuïc, lugar en el que habitualmente se puede encontrar a la mayoría de los alumnos de la escuela practicando los fines de semana.

El Shifu Carlos García organizó, como en cada curso, dos jornadas de intensa práctica en las que nos enseñó el manejo básico de esta espada, empezando con unos trabajos básicos de jiben gong con espada, con los que descubrimos el intenso trabajo de jing de muñeca a realizar para poder esgrimir esta arma con la técnica correcta, seguidos por el aprendizaje de las treinta y dos secuencias que componen este esquema. Nuestro maestro aprendió el manejo de esta arma en sus años como discípulo de Suyuchang, con quien trabajó sobre el esquema San Chai Jian o espada de los tres tesoros de Xing Yi Quan, así como con las espada de Kun Wu Jian. No obstante, el esquema que nos presentó, le fue transmitido por el Shifu Guo Guang Ying el primer año que éste tuvo por discípulos a nuestro maestro y a su mujer, la instructora de nuestra escuela María López. Los parques de la ciudad imperial de Beijing fueron los que albergaron esta transmisión de conocimientos que ahora nuestro maestro nos inculca con la misma diligencia y esmero con que le fueron confiados a él.

HISTORIA DE LA ESPADA RECTA

espada-antiguaLa espada recta de doble filo (jian), es una de las armas más antiguas fabricadas por el ser humano, siendo adoptada desde el segundo milenio antes de nuestra era, y con un legado que ha llegado prácticamente hasta nuestros días. En China, hay numerosos indicios que apuntan a un uso generalizado de esta arma durante la dinastía Zhou (1050-256 a.n.e.), consiguiendo con el trabajo del bronce realizar algunos ejemplares de una calidad que en occidente no se conocería hasta que se desarrolló la metalurgia del acero.

boxers

Soldados bóxers (1900)

Esta arma era de un refinamiento técnico superior al del sable (dao) con el que se equipaba a la infantería de los ejércitos chinos, por lo que su uso quedaba casi siempre restringido a altos cargos militares y a maestros muy diestros en el arte de la guerra. Fue tal su inclusión dentro de la sociedad del país del centro, que su uso en numerosos rituales y ceremonias hacían de ella un elemento más en el ajuar familiar cotidiano. Fue a partir del levantamiento Yihétuán, o rebelión de los bóxers, justo en el cambio de época al siglo XX, cuando las artes marciales debieron buscar un nuevo lugar en la sociedad, pues la desmilitarización social de China tuvo un gran impacto sobre éstas. La espada encontró su lugar dentro de muchas escuelas de artes marciales, destacando sin embargo en el Tai Ji Quan, el Tang Lang Quan o el Choy Li Fut, los cuáles también se adecuaron a su nuevo lugar en la sociedad como disciplinas de reflexión sobre la mente, el cuerpo y el espíritu, dejando el trabajo marcial reducido a la defensa personal. Un claro ejemplo de esta nueva mentalidad la encontramos en el nacimiento de la escuela Jing Wu (también conocida como Asociación de la Excelencia Marcial) a principios de siglo, fundada por el gran maestro Huo Yuan Jia.

No fue hasta el final de la Guerra Civil China, en 1950, cuando las escuelas de artes marciales chinas sufrieron su cambio más drástico. El nuevo gobierno intentó reducir la gran cantidad de estilos y escuelas, dado que éstas suponían uno de los centros neurálgicos de oposición al poder, e instauraron una homogeneización del Wu Shu (Artes Marciales Chinas) que es como ha llegado a nuestros días en su faceta no tradicional. Los gobernantes reunieron a un selecto grupo de maestros a los que se les encomendó ésta tarea, y de ahí nacieron las formas unificadas de la mayoría de estilos que hoy en día se han difundido en occidente, como por ejemplo las escuelas modernas de Tai Ji Quan.

caracteres1

El resplandor de mi espada traspasará las nubes (General Li Jing Li)

Uno de los esquemas unificados que crearon fue el de espada recta (jian) de treinta y dos secuencias, nacido de sus “hermanos mayores” tradicionales de 54 y 78 secuencias. Las técnicas básicas o principios fundamentales fueron los mismos, pero se buscó reducir su duración para que el aprendizaje pudiese ser más rápido y controlado en todo momento por un comité de supervisión. Por suerte, las escuelas tradicionales pudieron sobrevivir, muchas veces a través de una transmisión puramente familiar, o en algunos casos incluso de manera clandestina, por lo que hoy en día aun podemos encontrar verdaderos linajes de escuelas tradicionales de artes marciales. El esquema de espada que este fin de semana hemos podido aprender resultó ser, a su manera, una forma básica de transmisión del conocimiento de esta arma a nivel elemental, y es por ello que las escuelas tradicionales también lo han adoptado como primer contacto del alumno con esta bella arma.

LA ESPADA RECTA (JIAN) Y SUS TÉCNICAS BÁSICAS

Tal y como nos explicó nuestro maestro, el Shifu Carlos García, la espada recta (jian) está muy relacionada con el concepto filosófico taoísta San Chai, o tres tesoros, que da nombre a nuestra escuela. El concepto de San Chai, es uno de los principios máximos de la cultura taoísta, donde alude al tercero, el ser humano, como centro entre el cielo y la tierra. Este concepto es también aplicable a un sinfín de condiciones naturales como por ejemplo las manifestaciones energéticas de Espíritu, Energía y Esencia.

partes-espada

Así pues, y según las palabras de nuestro maestro, diremos que el mango de la espada al estar más próximo al cuerpo está relacionado con la esencia, hasta la mitad de la hoja de la espada, se relaciona con la energía, siendo el centro entre el cuerpo y el espíritu. Finalmente la punta del arma, se corresponde a la energía de espíritu.

shifu-espada

Shifu Carlos García estocando con jian

La hoja se divide pues en tres partes: el filo superior conecta con el cielo, siendo por lo tanto sus movimientos de carácter más sutiles. La parte central plana de la hoja se relaciona al hombre, que en este caso es quien permanece en el centro entre el espíritu y la espada. Finalmente el filo inferior está más conectado a la tierra por los tanto su uso o energía es más intrínseca. Otro concepto importante a tener en cuenta una vez sujetada la espada con la mano derecha por la empuñadura es que la parte derecha de la cara externa recibe el nombre de Yang Men (puerta de afuera), mientras que la parte izquierda de la cara interna recibe el nombre de Yin Men (puerta de adentro).

En cuanto a las técnicas básicas de la espada, sus principios fundamentales son trece, a saber:

  • (DIAN) Punzar
  • (CI) Estocar
  • (BENG) Reconducir
  • (YA) Cortar hacia abajo
  • (PI) Tajar
  • (XI) Barrer
  • (JIAO) Desviar
  • (JIE) Interceptar
  • (GE) Bloquear
  • (DAI) Desviar horizontalmente hacia arriba
  • (JI) Golpear
  • (TI) Cortar hacia arriba
  • (CHOU) Cortar deslizando

Otras técnicas de importancia no incluidas en los trece principios fundamentales, y que en muchos casos son la combinación de varios de ellos serían:

  • (MO) Tocar o afilar, cubrir con la cara interna y cortar por la parte externa
  • (LIAO) Bloquear deslizando en curva y cortando
  • (TIAO) Elevar
  • (GUA) Colgar, levantar la espada y cortar la muñeca

TAI JI JIAN SAN SHI ER (ESPADA DE TAIJIQUAN DE 32 SECUENCIAS)

Yang Cheng Fu

Yang Cheng Fu

Como hemos comentado anteriormente, el nacimiento de este esquema data de finales de la década de los cincuenta, cuando las Comisiones deportivas del nuevo gobierno chino decidieron realizar un trabajo de sistematización y control de los contenidos de las escuelas tradicionales de artes marciales. No obstante, también es cierto que no existen muchas menciones en la documentación histórica al respecto del uso de la espada (jian) en la familia de Yang Tai Ji Quan hasta momentos bastante avanzados. Por ejemplo, en los numerosos textos que han llegado a nuestros días sobre el gran maestro Yang Luchan nunca se mencionó el uso de la espada, y su uso en la familia Yang no se comenta hasta que algunos alumnos de Yang Cheng Fu (1883-1936) lo recogen al hablar de su maestro.

Aun así, fue en 1957 cuando una de estas comisiones, bajo la supervisión de un grupo de maestros, sintetizó en estas treinta y dos secuencias los principales movimientos que en su opinión se podían extraer de las formas tradicionales de espada de Yang Tai Ji Quan, de 54 y 78 secuencias. Estos maestros, además, intentaron remarcar algunos conceptos clave del taijiquan en este esquema, como podrían ser los desplazamientos bajo las normas del lleno y el vacío, la circularidad y fluidez en los movimientos, y finalmente el trabajo de las posiciones más importantes de este estilo (ma bu o posición de montar a caballo, Gong bu o paso de escalar montaña, Xu bu o paso de vacío, Du li bu o paso sobre una sola pierna, etcétera). Este esquema, aunque posterior -tan solo unas décadas, como hemos apuntado anteriormente- a sus hermanos más extensos, se ha convertido a día de hoy en uno de los más difundidos a nivel mundial, y prácticamente todas las escuelas, tradicionales o no, lo usan como primera toma de contacto con esta arma.

Shifu Carlos y la instructora María López

Shifu Carlos y la instructora María López

En el caso de nuestro maestro, su primer contacto con la espada recta (jian), como hemos dicho, fue a través de los esquemas Kun Wu Jian y San Chai Jian, de un nivel superior. No obstante, cuando el gran maestro Guo Guang Ying de Beijing, del cual él era discípulo, les ofreció la posibilidad a él y a su esposa de aprender este esquema y poder así adentrarse más en el conocimiento del taijiquan de la familia Yang, no lo dudaron y aceptaron. Además, este venerable maestro de Beijing había hecho algunas modificaciones menores en el esquema ajustándolo aun más a los criterios tradicionales del taijiquan. Su experiencia en las artes marciales chinas, las cuales le habían sido transmitidas desde hacía décadas, le confería un criterio muy acertado para la enseñanza. Durante su vida fue un gran practicante de Chen y Yang Tai Ji Quan, así como de Mei Hua Tang Lang Quan, siendo íntimo amigo y compañero de práctica del gran maestro Gun Liu Xin, díscipulo de Chen Fa Ke, al que presentó a nuestro maestro en una de sus estancias en la ciudad imperial.

Shifu Guo Guang Ying

Shifu Guo Guang Ying

El saborear la energía de taijiquan a través de un arma de uso tan sutil y refinado como la espada fue uno de esos pequeños regalos que el Shifu Guo hizo a nuestro maestro, y gracias a ello, hoy somos nosotros, los alumnos del Instituto Wu Shu San Chai, los que recibimos ese mismo regalo que no ha perdido un ápice de su valor. El proceso de aprendizaje que pasaron fue el mismo que este fin de semana nosotros hemos podido comprobar, duro tanto a nivel físico como mental, pues como muchas veces nos repite nuestro maestro, la memorización es dura, pero es el primer paso necesario para que podamos desarrollar posteriormente la idea, es decir, el uso natural de esta arma.

El desarrollo de nuestro curso siguió el mismo esquema que había usado el maestro Guo con el director de nuestra escuela, es decir, primero empezamos a trabajar el uso del arma a través de algunos ejericios básicos o jiben gong propio del arma, donde el Shifu hizo especial hincapié en el uso del jing de muñeca, donde radica todo el poder en su uso. Posteriormente aprendimos las diferentes secuencias de este tao lu de manera progresiva, y siempre consolidando los pasos previos antes de avanzar. Nuestro maestro nos explicó como este esquema se componía de cuatro secciones de ocho secuencias, en total treinta y dos movimientos, que aprendimos no tanto por su nombre común sino por otro más especial, que el Shifu Guo transmitió en su momento. Como siempre, la comida fue el momento perfecto para relajar nuestras mentes y cuerpos y disfrutar de un delicioso manjar chino en un pequeño restaurante al que solemos acudir con asiduidad en compañía de nuestro maestro. Y después de ésta, volvimos a la práctica; práctica, práctica y más práctica es lo que tuvimos durante la tarde del sábado y toda la mañana del domingo. Y solo a través de ésta conseguimos finalmente memorizar todos los pormenores de este tao lu, del cual solo hemos empezado a rascar la superfície, ya que durante los próximos meses nos dedicaremos a pulirlo y trabajarlo hasta que quede ya bien consolidado.

Cena de despedida

Cena de despedida

Otro de esos regalos a los que el Shifu Guo tenía tan acostumbrados a nuestro shifu y su esposa, fue el listado de las secuencias de este esquema, pero no un listado de corte moderno, con los ya conocidos “golpear al frente con los pies juntos” o “paso hacia atrás retirando la espada”, sino uno que llevaba a cuestas todo el peso de la tradición, la historia y la filosofía chinas, y en el que nombraba las secuencias en enunciados como “el gavilán remonta al cielo“, “el inmortal se dirige hacia la montaña de Kunlun“, “el mono blanco ofrece fruta“, “el monje golpea la puerta” o “separar la maleza del arroz“. Desde luego, las horas y horas de práctica de este fin de semana pueden haber pesado sobre nuestras piernas y hombros, pero la convivencia entre hermanos de práctica, las enseñanzas de un maestro volcado con sus alumnos y el peso de la responsabilidad que contraemos con la historia y la tradición del país del centro, bien lo valen.

espada-de-32-001 espada-de-32-002 espada-de-32-003

espada-de-32-004 espada-de-32-005 espada-de-32-006

espada-de-32-007 espada-de-32-008

La Gran Familia San Chai

La Gran Familia San Chai

Muchas gracias, Shifu, de parte de todos sus alumnos, por la comprensión, paciencia y tesón con que cada día se vuelca con nosotros. Eterno agradecimiento.