Sanhuangpaochuiquan 2010


Enorme gratitud  y respeto a mis queridos maestros de Beijing

Como cada año viajamos a Beijing para reencontrarnos con nuestros maestros de Sanhuangpaochuiquan. Al llegar a la capital nos dirigimos al mismo hotel que viene acogiéndonos desde ya hace varios años. Tras dejar nuestro equipaje nos dirigimos hacia el lugar de práctica donde nos estaban esperando nuestros maestros. Llegamos y desde lejos vimos como alzaban los brazos y “jaleaban” Ruilong… María… por supuesto nosotros también le correspondimos de la misma manera. Al acercarnos hicimos el saludo de kungfu y acto seguido nos dimos un abrazo muy emotivo. No es típico que los maestros de kungfu abracen a los alumnos y menos en China pues ni tan siquiera suelen dar la mano. Para que se de este caso deben considerarte un más de su familia.

Esa misma mañana ya nos pusimos manos a la obra y empezamos a repasar los elementos aprendidos la temporada pasada. Después de varias horas de práctica nuestro maestro decidió que ya era suficiente por hoy y nos invito a un almuerzo en su casa. En realidad estaba todo preparado pues era una comida “sorpresa” de bienvenida, así que se congregaron todos sus estudiantes, hermanos y tíos de Sanhuangpaochuquan. Especial mención esta vez a su esposa e hija las cuales con mucho cariño prepararon con ayuda de un alumno todos los platos de comedida; ni que decir cabe  que todo estuvo exquisito.

Por la tarde estuvimos tomando té en la propia casa del maestro mientras conversábamos del kungfu de la familia y de los posibles proyectos para el próximo año (entre los que se encontraba la posibilidad de visitar nuestro país y así aprovechar para dar varios seminarios).

A partir del siguiente día las prácticas se intensificaron dado que por la tarde  nos esperaba nuestro abuelo el maestro Zhangzhongyi para nuevamente transmitirnos las  formas de armas del estilo.

La primera semana la pasamos perfeccionando y profundizando en su Jibenggong más importante  Agarrar al Tigre y Puño en Cruz. Otros niveles de práctica para ahondar en el núcleo principal del estilo. Nuestro maestro es muy exigente para con sus discípulos  por ello siempre quiere sacar el máximo de nosotros,  de manera que esta vez nos toco practicar de igual forma que él lo hacia con sus maestros hace casi 40 años. Nos pusimos todos los alumnos  formados y repetimos las secuencias 350 veces. Algo más de 30 minutos sin parar haciendo el mismo Jibenggong por los dos lados. He de confesar que al tercer día ya no podía levantar los brazos… pero no podía rendirme; ahora tenía que ser más fuerte que nunca al formar  parte de la familia. Así que con “molestias” seguí hasta que pasado una semana mi cuerpo, mi sangre y energía consiguió  adecuarse.

En realidad aquí no acababa el entrenamiento duro ya que después de las líneas (movimiento dinámico)  tocaba las prácticas en (movimiento estático) el (Zuan Zhong) parecido al Yi Quan. Importante entrenamiento para conseguir un buen enraizamiento además de fortalecer todos los tendones, huesos y ligamentos, controlar el Qí y la sangre. Una vez alcanzado los logros se adquiere mucho más poder en el combate.

Así estuvimos realmente todo el mes durante la segunda hora de entrenamiento.

Durante la segunda y tercera semana seguimos combinado estos duros entrenamientos con el aprendizaje de la 5 forma de estilo. Estando así a un paso de cerrar el programa  en cuanto a las formas de mano vacía se refiere.

La última semana estuvimos practicando los ejercicios básicos de la gran lanza de Sanhuangpaochuiquan. Una lanza cuya medida y peso es  realmente descomunal. Por ello que se necesite  de un previo entrenamiento (jibenggong Qian) antes de aprender el esquema si no quieres romperte algún tendón o llegar a  herniarte.

Las tardes  al lado de nuestro abuelo Zhang, consistía en comer en su propia casa, tomar la siesta, practicar por la tarde y cenar.

Que puedo decir de mí querido abuelo  que ya no haya dicho en las anteriores crónicas… tal vez que  gracias a él y a su esposa nos sentimos integrados y queridos en una tradicional familia china. Que gracias a estas vivencias nuestros corazones están bien alimentados…

El lo relacionado al conocimiento adquirido  por parte de mi abuelo además de enseñarnos las armas propias del Sanhuangpaochuiquan, también nos trasmite conocimientos de otros estilos   tales como el Baguazhang, Bajiquan etc.

La primera semana de estudio toco repasar la lanza “Liu He Qiang” perteneciente al estilo “Mei Hua” que había aprendido la temporada pasada. Tras terminar con las correspondientes correcciones pasamos a estudiar la lanza de Baijiquan  conocida como “Zi Long Qiang”  un exquisito esquema de movimientos de una belleza sin igual.

María mi esposa, estudio del abuelo Zhang la tercera forma de espada (cerrando así el programa de espadas del estilo) que curiosamente solo tuvo acceso el maestro Zhangzhongyi durante su juventud.

Nuestra estancia se acababa  y el conocimiento estaba  ya “adquirido”. Así  que el siguiente paso era programar la  invitación  que como cada año venía siendo de rigor. Propusimos a nuestro Sifu de invitar a todos nuestros hermanos, tíos  y abuelos a un almuerzo en un restaurante conocido. Nuestro maestro acepto pero con la condición de que sería él quien decidiera el lugar y el momento adecuado.

Se celebro el último día antes de regresar a Barcelona. Nos dirigimos desde la zona de práctica  al restaurante en el vehiculo de nuestro maestro. Al llegar,  nos quedamos estupefactos pues el almuerzo se iba a celebran en uno de los restaurantes más antiguos de Beijing (el restaurantes de las mascaras) un lugar con más de 200 años de antigüedad donde además de tener una cocina de los más prestigiosa hacen actuaciones de la opera  antigua de Beijing.

Tras pasar la puerta fuimos cada vez más conciente de que se estaba “cocinando” algo importante. Por supuesto no me estoy refiriendo a un (delicioso plato de  pato de Beijing). Cruzamos varios  pasillos de caoba (parecía sacado de las películas chinas de kungfu). Finalmente llegamos  a dos estancias muy privadas (fuera de la muchedumbre), había una impresionantes bandera de color rojo con los caracteres en amarillo que cruzaba toda una estancia. En el centro se hallaba un retrato de nuestro bisabuelo Dong Yiu Sung, el cual presidía la sala principal. En menos de 10 minutos empezaron a venir las grandes celebridades del estilo en Beijing. La gran mayoría de ellos asistieron a la ceremonia de Bai Shi el año pasado. Cada vez éramos más conscientes de la importancia del evento, así que sin más preguntamos a nuestro Shifu a que se debía la presencia de tantos maestros  a lo cual nos respondió: “que hoy era un gran día pues se celebraba el centenario del Gran maestro Dong Yiu Sung”. En realidad durante el año se había celebrado varios eventos en conmemoración al maestro Dong. Ahora entendíamos porque el quería hacerse cargo del sitio. Cuando llegaron todos los invitados (algo más de 40) empezaron con los parlamentos. Primero nuestro abuelo Zhang Zhong Yi luego otros maestros y tíos y finalmente nuestro maestro Wang Qi, quien comento lo siguiente:

“… Este año es muy importante para la familia Sanhuangpaochuiquan  pues se cumple el 100 aniversario del ancestro Dong Yiu Sung. A lo largo del año hemos realizado varios eventos en conmemoración al centenario del maestro Dong. En la comida de hoy hemos querido compartir este momento con nuestros alumnos  Ruilong y María los cuales mañana vuelve a coger un avión de regreso a su País…”. Como podéis imaginaros hemos vuelto a formar parte de un evento muy importante en la familia, por ello nos sentimos mi esposa y yo realmente muy afortunados.

“Un año más al lado de mis queridos maestros Wangqi y Zhangzhongyi conviviendo con ellos y  adquiriendo conocimientos por doquier. Un año más de gratos recuerdos y vivencias inolvidables que hacen que el sufrimiento que a veces nos inunda quede en una simple anécdota. Un año más de recuerdos para nuestros ancestros maestros,  para que nunca caigan en el olvido. Pues ellos fueron lo que en su día persistieron en el empeño cotidiano de transmitir lo genuino, sagrado y ancestral del arte  a las siguientes  y afortunadas generaciones de estudiantes y maestros. Afortunado somos de estar en esta familia de kungfu pues lo que  aquí se entrega no es únicamente kungfu sino también Respeto y cariño…”

Con sinceridad, respeto y cariño

Ruilong