Qigong Chen Taijiquan


Crónica del Curso
Artículo escrito por Juan Paredes
Chen TaijiquanLos dias 14 y 15 de febrero tuvimos la suerte de poder participar en el estudio de una materia poco común en el mundo de las artes marciales chinas. El Instituto San Chai organizó en Barcelona un seminario durante un fin de semana para enseñar el núcleo y parte más íntima del Tai chi Chen. Me estoy refiendo al Chikung de los Trece Principios Fundamentales.Conscientes de la importancia de esta materia de estudio los estudiantes del Instituto San Chai hicimos cada cual sus preparativos para poder asistir al evento. Muchos dejaron la familia todo el fin de semana, otros viajaron desde lugares tan lejanos como Madrid, otros arreglaron cambios de turno en el trabajo… Pero sabíamos ya de antemano que entrenar con nuestro Maestro Carlos García valdría el esfuerzo y nos llenaría de satisfacción.

El sábado pudimos iniciar el curso al aire libre, en un parque de la montaña de Montjuic, con gran ilusión por parte de todos. El tiempo estaba nublado, pero con frecuentes claros de sol. Después de una breve introducción señalando los principios generales del Chikung materia de estudio, comenzamos con la práctica del primer grupo de ejercicios de carácter “yin”, relacionados con los órganos del ser humano. Durante las pausas continuamos recibiendo enseñanzas del Maestro Carlos, mostrando siempre su amor a las Artes Marciales y su honestidad. En particular recuerdo unos comentarios sobre los ejercicios que estábamos estudiando en aquel momento y el Tai chi Chen.

La meteorología acompañó a la práctica

La meteorología acompañó a la práctica

Preguntamos: Shifu, la sensación al estudiar estos movimientos es que accedemos a algo muy antiguo y auténtico, realmente parece que sean éstos los mismos movimientos originales que desarrolló la familia Chen… Shifu Carlos nos respondió: Bueno, realmente no hay forma de saberlo con seguridad. Con el tiempo cada generación de maestros ha ido cambiando ciertos detalles, movimientos y forma de enseñar. Gracias a mis viajes y estudios en China he podido comprobar de primera mano como un mismo estilo, con las mismas técnicas, cambia sustancialmente cuando es enseñado por diferentes maestros. Con el tiempo, pues, han surgido diferentes famílias o linajes con sus propias características. Incluso el Chikung de los Trece Principios Fundamentales se ha perdido en muchas escuelas de Tai Chi. Esto es algo inevitable y forma parte de la evolución de cualquier arte marcial. Pero como podéis sentir, este Chikung, este manejo de la energía que estamos estudiando, es muy poderoso y original. Estoy seguro que estos ejercicios son muy parecidos, si no quizás los mismos que desarrollaron los primeros maestros de la familia Chen. La energía habla por sí misma…

Continuar la clase con esta comprensión nos dió más ánimos a todos los participantes. El tiempo y nuestro esfuerzo estaba siendo bien empleado. Cada descanso era el momento de iluminadores comentarios para el camino del Taichi Chen. Así pues, la mañana pasó muy rápidamente. Por la tarde estudiamos la segunda parte, de carácter “yang”, encaminada a movilizar la energía de los órganos. Este segundo grupo presenta un poco más de dificultad, pues algunos movimientos son más complejos. Pero gracias a la paciencia y experiencia del Shifu Carlos enseñando, todo el grupo pudimos asimilar esta segunda parte de ejercicios.

Acabamos este primer día de curso muy contentos. Estaba creciendo en nosotros una visión más profunda del Tai Chi y sus principios. Al día siguiente, repasamos todo lo aprendido el día anterior y entramos a estudiar los ejercicios finales del curso. La práctica fue más intensa, con menos tiempo para descanso y tomar notas, compensando el día nublado y la temperatura más baja del parque.

Montjuïc sirve como marco de nuestras prácticas

Montjuïc sirve como marco de nuestras prácticas

El maestro Carlos continuó compartiendo su TaiChi con nosotros. En una breve pausa le comenté: Shifu, he notado en este curso que al trabajar en el parque mi rendimiento es mucho mejor, mis movimientos son más relajados y puedo adoptar posturas mucho más bajas sin notar por ello un mayor esfuerzo. La respuesta del Maestro me sorprendió: Esto es debido a que al estar al aire libre tenemos un mejor contacto con la energía natural. Así, nuestro cuerpo se nutre directamente de la naturaleza.

Es muy diferente entrenar aquí que en el gimnasio. Según la medicina tradicional china el hígado regula los tendones y ligamentos, al estar aquí más descongestionado y nutrido disfrutas de una mayor flexibilidad. Se nota muy claramente. Tradicionalmente en China las artes marciales y el chikung se enseñan en sus maravillosos parques, y no importa el clima, siempre hay práctica. En Beijing siempre he recibido las enseñanzas de mis maestros en el exterior.

Sin duda, Shifu Carlos había tocado un punto importante a tener en cuenta para los estudiantes de cualquier estilo. Me vino a la mente alguna de aquellas imágenes de monjes taoistas o budistas sentados en posición de meditación sobre una roca, bajo un árbol, o incluso en alguna gruesa rama del mismo, siempre en la naturaleza. La mañana fue transcurriendo dejándonos cada vez más llenos de conocimiento y satisfacción. Eramos conscientes de nuestra suerte por tener acceso a una práctica tan especial. Repasamos varias veces los movimientos más complejos para que nadie en el grupo se quedara atrás en el desarrollo de los ejercicios.

Ya al final de la mañana finalizamos el curso haciendo unas fotos de grupo y dando todos las gracias a nuestro maestro por su esfuerzo y dedicación. También deseo dar las gracias a Pilar, una de las estudiantes más avanzadas de nuestro Instituto, que después de finalizar el curso se ofreció a realizar los ejercicios de nuevo para poderlos grabar y estudiar con más detalle. Hemos abierto una puerta. Ahora los estudiantes del Instituto de Wushu San Chai tenemos un año por delante para madurar y disfrutar del potencial de salud y fortalecimiento interno que nos ofrece el Chikung de los Trece Principios Fundamentales del Tai Chi Chen. Gracias Shifu, Gracias Ancestros.